Blogia
La cueva del dinosaurio

Capítulo VI.

Capítulo VI.

http://www.elangelcaido.org/creacion/019/019eljardin.html
Detalle de "El jardín de las delicias" de El Bosco ( 1453 - 1516 ).

 

Sin más contemplaciones, regreso a Cartago. Estoy harto de hacer el oso para un coronel tonto y una furcia loca con aires de gran dama sureña depravada. Estoy harto de las iguanas y de las plantaciones, de las cínicas matanzas, de las vírgenes suecas y los pobres nativos, de los tifones del trópico y de los acantilados, de la estúpida selvita sin refrescos de cola; harto de los mosquitos caníbales, las cabañas ardiendo, los rápidos del Mississippi y de los cafetales. Regreso a Cartago.

Me cisco en los papeles y en las fotonovelas, en las obras de arte y en los candelabros de la nobleza. Y de la burguesía. Y de los dirigentes del proletariado, también. Porque estoy tan hasta el gorro, que sólo quiero dormir y cobijarme al otro lado de la luna. Andar por los montes olorosos de piornos y tomillos a la luz protectora de la luna, al remanso acariciante de la luna, al amparo de la luna, al blanco, azulado, tierno, suave resplandor del beso de la luna. Y estar así: tenso y tranquilo, atento y relajado, envuelto en su mágico sosiego, reposo de aventuras, como en una película de riesgo y celofán, de calma y manzanilla. Y ver, sobre la elíptica extensión de las profundidades del océano, el sueño angelical con que premian los Amos de Todo a sus mansas, reptantes, criaturas.


Fragmento de "La mansión de manzanilla" de "Viaje al punto de partida". Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Sakkarah -

Malo es ser manso y reptante no digamos.

Yo también quiero estar a solas con la luna...

Un beso.

Trini -

En definitiva, volver a la serenidad de la que nunca debimos salir...

Un precioso relato Javier, me ha gustado mucho.

Abrazos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres