Blogia
La cueva del dinosaurio

El secreto de su éxito.

El secreto de su éxito.

Esta imagen puede herir la sensibilidad del espectador. 

-¿Y cómo ha llegado a este puesto tan importante de Coordinador de Castañeras, señor Genuflexo?
-Pues con humildad, hijita. Con mucha humildad. Siempre he dicho que nunca he merecido las responsabilidades con que las Autoridades (que Dios guarde su sublime misión) han querido … abrumarme.
-¿Y no será que es usted muy modesto?
-Será como usted dice. Yo sólo he sido humilde, disciplinado y respetuoso con la Autoridad (que Dios bendiga siempre), obediente a sus sabias instrucciones y amigo de mi amigo.
-Quiere decir de sus amigos.
-No, hijita, no, amigo. Sólo he tenido un am(o)igo al que he sido fiel … (e incombustible) a pesar de que no tenía un humor muy … dulce, que digamos.
-Y cómo se llama ese “amigo”.
-¡Señorita, me ofende usted! ¡Es usted nueva, ¿verdad?
-No, señor Genu, sólo soy joven y además esta ciudad ha crecido un poco (no mucho), pero algo sí ha crecido.
-¡Ah! … será eso. Pues bien, ese insigne personaje local y … universal a un tiempo es don Fernundio Genciano de las Entretelas y Canales de San Saturio … ¡nada menos!
-¡Ah! … pues qué bien. Y ese … insigne señor, ¿cómo ha influido en su vida, don Geranio?
-¡Oh, ha sido un gran … benefactor para mí! Siempre me ha protegido y amparado.
-Pero dice usted que no tenía muy buen humor.
-¡Yo no he dicho eso, señorita! ¡Ustedes los periodistas lo tergiversan todo! ¡Ese hombre es un santo y le debo todo lo que soy! ¡¿Cómo se atreve a mancillarle?! ¡Estoy indignado!
-Tranquilo, tranquilo, don Geranio Genuflexo, no se altere. Si usted dice ahora que tiene un humor maravilloso, no se hable más, allá usted, pero no se altere, buen hombre, que le va a dar algo.
-¡Es que yo no he querido decir eso! ¡De decir que no tiene un humor muy dulce a decir que lo tiene malo va un abismo! ¡Además todo es matizable, córcholis!, ¡que ustedes lo tergiversan todo!
-Bueno, va … que … cuénteme lo que quiera para rellenar, digo terminar esta … entrevista (o lo que sea esto, ¡buff!).
-Pues … como le decía, don Fernundio ha sido para mí como un padre, un hermano y un hijo al mismo tiempo.
-¿Y eso?
-Cuando se enfada conmigo y me reprende tiene toda la razón, toda, toda. Y me fustiga y me escarnece (¡maldito canalla!). Pero cuando se deprime y nadie le entiende … je, je, je, je, entonces … ahí es la mía, quiero decir que … yo le consuelo y le animo a proseguir su dura andadura. ¡Andá, me ha salido un pareado!, ¡je, je, je, je, je! Un santo es, un santo ha sido y sigue siendo para mí ese hombre, gracias al cual he ido trepando, digo ascendiendo en mi carrera … profesional, a pesar de los obstáculos que la gente (más bien gentuza) pone siempre bajo los pies de las personas de bien, como yo mismo. Pero todo se supera, je, je, je, je, con … cintura, ¿me comprende usted?, cintura, mano izquierda … tacto … flexibilidad. Yo he aguantado mucho, mucho, mucho. He tenido que tragar muchos sapos y culebras, aguantar humillaciones y agravios con paciencia, que es la madre de la ciencia de trepar, digo de … superar dificultades y aguantar, aguantar mucho … todo lo que te echen. ¡Je, je, je, je! Ese es el secreto … el secreto del éxito, de cualquier éxito. Sí, sí. Ese es. No cabe duda. Si usted quiere … ascender en su trabajo, señorita, tiene que aguantar lo que le echen … todo lo que le echen. Todo.
-Pero a veces discuten, han discutido ustedes dos, ¿no?
-¿Discutir? No. Dos no discuten si uno no quiere. Él no discute nunca, sólo me regaña y me humilla constantemente recordándome mis humildes orígenes, quiero decir (borre eso, borre eso, le digo), don Fernundio es un hombre excelso y … paradigmático incapaz (eso es, un incapaz) de discutir con nadie.
-Ya. ¿Quiere añadir algo en esta … entrevista?
-No. Hmmm … Recalcar tan sólo, si acaso, las extraordinarias relaciones que me unen … humanas … relaciones humanas que me unen … hmmm … con don Saturio, digo con don Fernundio y que siempre he mante … hemos mantenido y mantendremos por encima … de …adversidades o … malentendidos, como cuando me hace callar recordando mis fallos y errores mientras me llama sapo asqueroso y yo vuelvo arrastrándome al día siguiente como si nada hubiera pasado y soporto sus ataques de cólera o sus profundas depresiones en las que se queda sin un solo amigo y allí estoy yo aprovechándome de todas las designaciones a las que puedo aspirar y ser … y trepar … y alcanzar las más altas dignidades gracias a mis humildes merecimientos entre los que se cuenta este último, motivo de su entrevista, de Supervisor de Churreros o Coordinador de Castañeras, que me diga, puesto rotatorio provisional y honorífico donde los haya que sólo me reportará disgustos y genuflexiones mientras soporto estocadas y desprecios y que yo, desde aquí agradezco profusamente a las Magníficas Autoridades (que Dios confun … digo proteja), que son, en realidad, el secreto de mi éxito, que constituyen mi trayectoria vital que los envidiosos califican vilmente de lameculística, porque sólo la envidia más exacerbada y recalcitrante puede calificar mis acendrados crisoles de tan vil forma. Eeee … ¿Por dónde iba? Ah, sí. Muchas gracias.
-Pero levántese, hombre y deje de lamerme la mano. Vale, vale, que ya se ha terminado esto. Adiós, don Geranio. (¡Puajj!).

© Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Dinosaurio -

Furgo, Sak, Mela, Hannah, hola. Desde luego el relato tiene tintes esperpénticos, pero creo que, por desgracia, el tipo es reconocible a grandes rasgos (aunque ya no se muestre así en estado puro) y es más habitual de lo que nos gustaría, como señala Hannah.
Abrazos.

Hannah -

Excelente retrato de lo real, Dinosaurio. Puede que haya quien lo encuentre "exgerado", lamentablemente, la realidad y si cotidiana "neblina" -por no ser muy caústica-, siempre supera toda ficción.
Un abrazo muy fuerte, amigo.
Hannah

Mela -

Supongo que habrá muchos así, pero me cuesta creer que les compense tanto lamido de alguna parte del cuerpo ajeno. En fin, como dijo El Gallo: "Hay gente pa tó"

Beso, Dino.

Sakkarah -

La verdad es que es asqueroso tener éxito así...

Oye...¿Cónoces la ermita de San Saturio? Es preciosa. Es raro que te acordaras de un santo tan poco conocido...

Un beso.

Furgo -

Muy bueno, nen.
Qué jodío.
Es una auténtica cachondada.
Un abrazorro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres