Blogia
La cueva del dinosaurio

Consecuencias (microrelato de política-ficción).

Consecuencias (microrelato de política-ficción).

El Cid Campeador.
http://web.jet.es/vliz/indice.htm

-Escuche, señoría, yo le juro, por mi honor, que tengo un tebeo que dice, clarísimamente, que el I.R.A. mató a Julio Cesar.
-Pero mire usted, señor de Vivar, si yo le creo. Yo soy conservador, como usted, pero tiene usted que aportarme alguna prueba porque, de lo contrario, me quedo sin trabajo y ¿quién va luego a dar de comer a mi familia, su fuente secreta?
-Ya, señoría, si yo le comprendo y me gustaría mucho ayudarle y acceder a su noble y educada petición, señoría, pero es que si desvelo mi fuente, la mandan a 2P2, en Andrómeda y además, le tienen pinchada su pizza y, lo mismo le confiscan el móvil y le castigan sin Internet. ¿Qué puedo hacer?
-Pero mire usted, mío Cid, ¿no comprende que si le hago caso, así sin más, tendría que anular el proceso, liberar a todos los imputados e, incluso, indemnizar, encima, a los que reclamen al Estado, que, visto el morro que tienen, serían todos? ¿No comprende usted a qué consecuencias monstruosas conduciría creerle sin pruebas y hacer caso a sus afirmaciones?
-Ya, señoría, pero debe usted creerme, palabrita del niño Jesús, yo le juro a usted por lo más sagrado que me han chivado también que Clemente V era una señora disfrazada y también me dicen que Buda sufría de hemorroides ...
-Señor Campeador, me está empezando ya a cargar usted, ¿eh? Le repito que soy tan o más conservador que usted y que me gustaría que el Real Madrid siguiera ganando Ligas y que volviera a reinar el Sha de Persia, pero, de momento, le requiero, por última vez, a que aporte usted alguna prueba que me permita salvar el culo o tendré que procesarle por desobediencia.
-Me gustaría, señoría, revelarle la fuente, pero tendrá usted que conformarse con creerme como tendría que creer a Aznar, a un abogado, a un periodista del riñón, a un fraile del Císter o a un seleccionador nacional. Mi fuente es segura, y si no temiera represalias tan terribles como obligarle a llevar los mismos calzoncillos dos días seguidos, él mismo se presentaría aquí a enseñarle sus gayumbos.
-Estimado don Rodrigo, ya me ha hinchado usted los ... las ... narices. Estamos en el planeta Tierra, en el siglo XXI, en Europa y nuestra justicia, aunque no sea la octava maravilla, exige pruebas y no chismorreos. El hecho de que usted sea tonto y se crea hasta los tebeos de los Apóstoles de Yahvé y el Selecciones del Reader's Digest, no significa que me quede yo con las vergüenzas al aire, sin curro y siendo el hazmerreír de la profesión, que bastante jodida estaba ya, antes de que usted llegara a tocarme los ... las ... susodichas ud supra. De manera, que le pongo cien mil ... bueno, sólo mil euros de multa, que me los voy a gastar en tila, le proceso por desobediencia (antes desacato) y no le pongo unas orejeras de burro y con los brazos en cruz porque pongo en su conocimiento que eso ya no se lleva. ¡Vaya usted con Dios, (¡jobar, ya!) y luego a un psiquiatra!

Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Dinosaurio -

Sí, el pobre don Rodrigo que descanse en paz ya.
Abrazos.

Respirando -

Menos mal que Don Rodrigo no piensa ni en levantar la cabeza...

La tila que sea alpina. Más que nada porque está lejos.

Me gusta tu blog.

Saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres