Blogia
La cueva del dinosaurio

Israel desafía a una O.N.U. desarmada e inoperante.

Israel desafía a una O.N.U. desarmada e inoperante.

No hace falta ser un reputado analista internacional, ni haber estudiado en Oxford, Cambridge, Harvard o Yale, ni ser un famoso periodista de investigación del New York Times (ni yo lo soy ni lo pretendo), para ver lo que el gobierno israelí (que no su pueblo) ha hecho y sigue haciendo con su guerra: amenazar y advertir a todos los países (sobre todo de la Unión Europea) que cuestionan o no asienten sin rechistar al impune genocidio que perpetran y a sus escandalosas y peregrinas excusas.
Yo no tengo medios para investigarlo y por eso lo lanzo como hipótesis y como opinión personal sin valor científico alguno, pero me parece que el asesinato de cuatro funcionarios de la O.N.U. en una oficina perfectamente localizada e identificada su posición desde hace muchos años y advertidos hasta diez veces de que les estaban bombardeando, es un claro, premeditado (no lo digo sólo yo, lo dice Kofi Annan) y cruel escarmiento a la comunidad internacional que tiene el "atrevimiento intolerable" y el "descaro" de no domesticarse lo suficiente a las "explicaciones oficiales" del gobierno israelí.
Esto es muy grave, porque supone un desafío sin precedentes (pero que marcará sin duda aún más el futuro) de un país, delincuente internacional, contra el único organismo que tendría la legitimidad adecuada para detenerle y juzgarle como genocida. El gobierno de ese país le está diciendo a la O.N.U. a través de estas muertes: "o tragas sin rechistar con lo que yo te diga o mato, "por error", a tus absurdos funcionarios desarmados".
El gobierno israelí está desquiciado por su autoreconocido como estrepitoso fracaso en el terreno propagandístico y la "mala imagen" que las fotos de los niños libaneses y palestinos muertos les están dando en la opinión pública mundial. Además, la feroz resistencia física del grupo terrorista chií Hezbolá, es algo que les descompone especialmente y quien lo sigue pagando es la población civil.
Menos mal (para ellos) que la ilimitada protección del Imperio (equipo Bush) les ampara y les protege bajo el paraguas de la coartada antiterrorista. Todo lo justifica esa coartada, todo lo engulle ante la pasividad internacional y el fracaso de reuniones como la de Roma.
Ni los países árabes ni los grupos terroristas islámicos son, claro está, hermanitas de la caridad (acusaciones falsas aparte). Pero lo más inadmisible de todo es constatar que, como siempre, como nunca, los que pagan los crímenes de unos y de otros son los civiles de ambos bandos. Aunque es de justicia resaltar la enorme desproporción numérica de muertos, porque obviarlo es de un cinismo cómplice, conceptualmente son los ciudadanos de uno y otro origen los más afectados.
Es una táctica tan vieja como el hombre: "el silencio de los corderos se consigue mediante el terror y la muerte".

Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Gatopardo -

Hernán Zin, corresponsal de 20 minutos en Palestina está contando el día a día, lo que ve, lo que oye, y creo que es la primera vez en muchos años que siento una profunda admiración por la labor de un periodista.
Te dejo el enlace, por si no lo conoces:
http://blogs.20minutos.es/enguerra
Un abrazo

Hannah -

Gracias por tu comentario en mi blog y por el enlace, Dinosaurio; y no lo dudes: si alguna vez disiento, lo diré con la misma honestidad, vehemencia e independencia con las que sueles hacerlo tú. Pero eso sí: con todo el respeto; porque sólo desde ahí puede surgir la luz y el conocimiento; de un sincero y rico intercambio de opiniones.

Un abrazo entrañable

Hannah

Dinosaurio -

Gracias por venir, Hannah. Y cuando no estés de acuerdo dímelo también.
Abrazos.

Hannah -

Sólo puedo asentir con cuánto dices.

Un saludo

Hannah
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres