Blogia
La cueva del dinosaurio

Me parece que esta tarde es domingo.

Me parece que esta tarde es domingo.

Santo Domingo de Guzmán
http://www.cult.gva.es/mbav/data/es06090.htm


Para Furgo.

No soy tan viejo todavía para los usos actuales y, sin embargo, ya tengo cosas de viejo: manías. Además, entre el despropósito de la programación televisiva y la fiesta constante de las calles y que las fiestas duran cada vez más y empiezan antes, desde que me jubilé ando un poco desconcertado y no sé bien en qué día vivo, a veces dudo y tengo que consultarlo expresamente valiéndome de referencias y trucos cada vez más complejos y enrevesados. Como los comercios ahora abren cualquier día a cualquier hora, no ayudan tampoco mucho que digamos a saber qué día es, ni los turnos desquiciantes y lunáticos de algunos trabajos cuyo ejemplo parece extenderse a pasos agigantados como el cambio climático, que hay colegas ancianos que se plantean veranear en invierno y ya lo hacen. Ni siquiera en los hospitales se respeta la diferencia de días y horas porque lo mismo te visita un médico (que ya nunca es el mismo) en lunes que en domingo y las visitas te aparecen cuando les da la gana o les viene mejor. No sé en los cementerios, pero seguro que todo se andará.
Todo está desquiciado, como ya decían mis abuelos y antes los suyos, sólo que ahora es verdad. Quizás siempre ha sido verdad y no se daba cuenta nadie más que ellos. Sea como fuere, el caso es que nos ha llegado de golpe la verdad de que todo está desquiciado y cambiante y que todo gira y se sucede a una velocidad de vértigo y los días pasan a una leche que no hay quien lo soporte porque no hace nada que hizo un año y ha pasado navidadreyescarnavalsemanasanta primerodemayoveranoelmembrillotodoslossantos laconstilainma laloteríayotranavidad volando como el AVE y no digamos cuando miramos años más lejanos. ¡Hay que joderse! Y suma y sigue. Eso son síntomas (aparte de que ahora todo son síntomas) de la vejez galopante que nos invade, por lo menos a mí que me estoy volviendo más conservador que un gato viejo y pierdo el sentido del humor a borbotones.

-¡¿Qué escribe en su diario, Agustín?!
-¡Pues nada, tronca, chorradas!
-¡Ay, ay, don Agustín, qué bromista es usted!
-¡Usted sí que está buena, hermana!
-¡Ande, ande, deje de ser tan malo, que va a ir al infierno!
-¡Pero ¿todavía existe eso?! ¡Y ¿cuándo lo va a cerrar este Papa?!
-¡No hay quién pueda con usted, don Agustín, le dejo por imposible! ¡Y eso que luego no sabe en qué día vive!
-¡Pues debe de ser domingo, hermana, porque lleva usted la minifalda gris marengo …!
-¡Ave María Purísima!
-¡Sin pescado concedida!
-¡Hermana Luisa, más diazepan para Agustinín! (por listo).
-¡Juah, juah, juah! ¡Menos mal que hay cosas que no cambian!

© Javier Auserd

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Dinosaurio -

Hola Sak, Furgo, Trini, Hannah, gracias por venir y charlar.
Furgo, ya sabes que "cuando el español canta ...". Te lo dediqué por tu artículo sobre los domingos.
Como dices, Hannah, lo importante es que sigamos de pie y no nos tumben ni los diazepanes.
Sí, Trini, vamos saltando de fiesta en fiesta (en sentido figurado porque ya estamos para pocas) y no me refiero a los andaluces que no creo que os quede tiempo para tópicos, y cuando nos queremos dar cuenta, nos ha caído otro año encima.
Ay, Sak, gracias por el piropo que acepto con toda mi alma y te mando otro a ti, lo más cálido posible, que te gusta el buen tiempo.
Abrazos.

Hannah -

Lo malo de tener más achaques que años es que se van encontrando "normal" -por lo menos en cuanto a frecuencia- cosas que un poco antes nos resultaban extrañas, como por ejemplo, pedir hora a un especialista médico de una determinada clínica y llegado el momento acudir a otra clínica y montarle un pollo a la secretaria porque no aparecía citada... Y lo malo de tener 58 años, es que una no es joven, desde luego, pero tampoco es vieja porque ni siquiera ha llegado a eso que llaman tercera edad, y esas cosas "normales" o "extrañas" o como sean, no son achacables ni a la edad ni a ninguna otra cosa "el estres", "las preocupaciones" se nos dice... Y ni caso, pero ahí siguen. Y los días pasan, pasan los días y las semanas y los meses... Y son los mismos, no es que puedan ser más largos ni más cortos, que duran lo mismo, pero nosotros no. Nosotros llevamos fecha de caducidad, cada uno la suya, y conforme uno se acerca a ella, parece que todo pasa más rápido, sobre todo si se mira hacía atrás... Y aquí seguimos, sin saber muy bien que día es o lo que sea, pero de pie; siempre de pie y como los árboles en primavera. Que este es el plan A, y el B, el del árbol caido y esas cosas no es de momento una alternativa atrayente.
Bueno, Dinosaurio, sepamos o no que día es, pasen despacio o lentos, estemos o no sumergidos en este bullicio desquiciado y sin sentido... nos amanece un nuevo día, que no es poco.
Un abrazo entrañable, amigo.
Hannah

Trini -

Suelo escribir, para recordar, mis citas médicas y varias, en el calendario que tengo en la cocina. Aún no ha terminado este 2007 y ya tengo la página de enero y febrero de 2008 con varios apuntes e incluso, uno para el mes de mayo.
Así vuela tanto el tiempo, si nos tiene controlados.

En cuanto a las fiestas, aquí en mi tierra que hay tantas, eso dicen, yo creo que hay las mismas que en otros lados, sólo que nosotros no criticamos las fiestas de cada cual; nos guíamos por ellas, como bien dices en tu post. Navidad, carnavales,Semana Santa,feria, Rocío, Cruces de mayo, Corphus,veraneos,puentes varios...Y en octubre, navidad otra vez:):):) En fin que vaya stress :):):)
Mejor tomárselo con humor

Un abrazo

Furgo -

Hombre, gracias por la dedicatoria.
El humor absurdo me gusta más que el comer, ya te habrás dado cuenta.
Porque lo bueno es que nunca es realmente absurdo en sentido literal. Es un tipo de humor que siempre va cargado de mensajes y filosofías envueltas en chascarrillo.

Estás con el duende humorístico últimamente, colega.
A seguir.
Un abrazón.

Sakkarah -

Sólo un alma joven puede tener ese sentido del humor, y ese espíritu de denuncia.

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres