Blogia
La cueva del dinosaurio

Llorar.

Llorar.

http://www.janetomlinson.com/journal/index.php?show=0,09,2006


Solemos tener mucho miedo a llorar. Pero, cuando pasan cosas a nuestros seres queridos y a nosotros mismos, comprendemos que, a veces, viene bien llorar, con tal de que no se convierta en una excusa crónica paralizante. Y, aunque, por razones personales que tengo que superar, no me gusta nada tratar estos temas, este artículo que acabo de leer en ABC me parece un ejemplo excelente de lo que digo.

ABC Digital, 5/9/07.
Cuando la muerte corta la cinta.
S. BASCO.
Tal vez corría para escapar a su destino. Puede que lo hiciera para demostrarse a sí misma y a los demás que de nada vale sentarse en casa a esperar la muerte. Zancada tras zancada, los pies de Jane Tomlinson se movían impulsados «por la frustración más que por la rabia». Pedalada tras pedalada, sus piernas la llevaban en volandas más allá «porque correr es mantener alejado el sentimiento de inutilidad». Un kilómetro más. Siempre un kilómetro más.
Su larga y agónica pesadilla empezó un mal día de 1990, cuando Jane, una joven radióloga de 26 años, casada y ya con dos hijas, supo que tenía un cáncer de mama. Asustada y esperanzada a un tiempo, pasó por una mastectomía. Cuatro años más tarde el cangrejo fatal volvió a hincarle las pinzas. Un poco más asustada y menos esperanzada, se sometió a quimioterapia y radioterapia. Todo pareció ir bien al principio, tanto que Jane y Mike, su esposo, decidieron tener un tercer hijo, Stevenson, que nació en 1997.
Tres años después, el tumor, que parecía dormido, despertó en una metástasis que los médicos entendieron como fatal. Había prendido en el pulmón. Había calado en los huesos. Le dieron seis meses de vida. Tal vez se desorientó. Quizá se le hundió el firmamento. Pero nadie lo supo. Lo que todos vieron fue una explosión de rebeldía. La energía infinita del corazón, más fuerte e inagotable que la de las estrellas, prendió en su interior y se puso a correr.
En 2003, fue la primera persona sometida a quimioterapia que corrió una maratón. Como la prueba reina del atletismo tiene algo de trágico desde que Filípides reventara tras correr hasta Atenas para anunciar la victoria sobre el persa, Jane decidió repetir varias veces. Empujada por su propia tragedia. Y ganó varios triatlones «ironman», una prueba para hombres de hierro. Y pedaleó desde Roma a Leeds. Y atravesó Estados Unidos de costa a costa en bicicleta...
Recaudó casi tres millones de euros para investigar el cáncer y otros fines benéficos. Se colgó del cuello no una medalla de oro, sino la admiración de millones de personas. No fue campeona del mundo, sino reina de corazones cuando Isabel II le rindió honores como heroína del Reino Unido. Y corrió, corrió, corrió...
Hasta que, a primeros de 2005, el asesino que habitaba sus huesos le impidió caminar. Entonces se volcó en su libro, «El lujo del tiempo»: no lo malgastéis, quiso decirnos. Ayer murió, a los 43 años. Terminó su última carrera. Jane la perdió. Todos la perdemos. Pero si el alma tiene piernas, Tomlinson correrá, correrá, correrá... para siempre.

http://www.abc.es/20070905/gente-gente/cuando-muerte-corta-cinta_200709050244.html

Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Sakkarah -

¡Cuánto coraje! Y que injusta es la vida, que no nos pregunta al nacer, ni al morir...

Que triste, Dino.

Un beso.

Pau -

No conocía su historia, admirable por cierto, tanto que, a esta mujer la recordaré de por vida.
Perdemos nuestro tiempo vigilándonos, espiando lo que hace y piensa nuestro vecino... y ya ves.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres