Blogia
La cueva del dinosaurio

Regocijo carroñero.

Regocijo carroñero.

http://www.20minutos.es/noticia/187063/0/avt/manifestacion/atentado/


Lo primero que quiero es dar mis más sentidas condolencias a las familias de los desaparecidos ecuatorianos, a los heridos y al resto de afectados que estuvieron a punto de morir asesinados por ETA. También a todos los españoles que nos despertamos ayer con la brutal noticia.
Pero después de eso, tengo que decir que me parece una vergüenza indignante, venga de donde venga, que se aproveche este salvajismo asesino de ETA para insultar a nadie que no sea la propia ETA. Y también que se aproveche, como hacen Rajoy y otros energúmenos antipatriotas, para decir que se condene el diálogo y que se renuncie a él para siempre.
En el fondo (es muy triste, pero) no me extraña. Los herederos del terrorismo franquista, como ya les dijo Unamuno, sólo saben vencer, aplastar, asesinar a inocentes indefensos y desarmados y tirarles en las cunetas, pero no convencer. Convencer sólo se consigue mediante el diálogo democrático. No ahora, claro está, sino cuando se den las condiciones, pero sólo mediante el diálogo.
Decir lo que está diciendo Rajoy es una monstruosidad equivalente intelectualmente a las monstruosidades prácticas que perpetran los etarras. Y, sin embargo, en  estas circunstancias, pasan por ser unas declaraciones sensatas y hasta deseables. Nada más lejos de la realidad. Nada más lejos de la solución, de la paz. Una paz que ya han declarado sistemáticamente rechazar mientras no la traigan ellos. Para ellos, que tienen la exclusiva del poder, sólo ellos pueden colgarse la medalla. Porque se lo plantean así: como una conquista (con sucia trastienda oculta a la opinión pública, claro está), como una victoria propagandística que nadie les debe arrebatar. Y, desgraciadamente, hay que reconocer que ETA les prefiere a ellos. ¿Por qué será? ¿Tal vez porque saben que van a conseguir más, aunque sea por detrás?
Este disparate, aunque de momento sea sólo dialéctico, es una felonía inadmisible que repugna a la razón y al sentimiento patriótico y humano. Y, sin embargo, encima, les va a rendir buenos beneficios electorales. Se me revuelve el estómago, con sólo pensarlo, de ver cómo manipulan a las verdaderas víctimas del terrorismo, de ver cómo se impone la demagogia más barata, cruel y programada; de ver cómo se manipulan los sentimientos de todos los pueblos de España, sin importarles un pimiento ponernos al borde de otra guerra fratricida con tal de salirse con la suya, reocupar nominalmente el poder y hacer lo que les de la gana sin contar con los españoles.
¡Pobre España, pobres españoles, siempre manejados, siempre traicionados, siempre pisoteados, siempre vencidos!

Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Hannah -

Adhiero todo cuanto expones en este artículo. Y estoy convencida de que sólo ETA es la culpable. Esto que quede bien claro. Cómo que estoy también convencida de que el pelele de Otegui ha tenido una oportunidad de oro para desmarcarse del terrorismo y entrar en las reglas del juego, pero ha optado por evidenciar lo que es: un pelele.

ETA ha sido la culpable, sí, pero al proceso de paz, “entre todos lo mataron y él sólo se murió”. Porque ¿qué proceso de paz puede haber existido sin diálogo y sólo con monólogos disarmónicos y desafinados? ETA ha sido la culpable, por supuesto, pero el camino de la solución pasaba por el diálogo, y Diálogo no son dos, ni tres ni cuatro ni "n" monólogos; y eso es lo que hemos tenido, desgraciadamente: monólogos a tres o cuatro bandas.

Por un lado la banda de monólogo de la banda ETA; que ha preferido seguir con el monólogo de la violencia, de la extorsión, de las armas, de las muertes, de la destrucción y de la desestabilización del estado de derecho...

Por otro lado, el Estado de derecho, con dos monólogos representando a dos bandas muy precisas: la banda del gobierno, que también ha elegido seguir con el monólogo de la falta de libertad y penalización de ideas -ley de partidos-; y el monólogo de la represión y dureza del estado policial, sin mostrar ni un sólo gesto de buena voluntad para el diálogo -que Aznar en el 98 tuvo un porrón de gestos... y no sirvieron, vale, pero los tuvo-. Y la banda del estado de derecho representada por el mayor partido de la oposición, el PP, con su monólogo mortecino de desestabilización democrática a fuerza de manifestaciones llenas de mentiras, descalificaciones al gobierno rebosantes de calumnias y rebosantes de rechazo al propio proceso de paz, negando aún inclusive el proceso que en el 98 emprendió su sacrosanto líder Aznar; quien no sólo dialogó, sino que hizo muchos gestos, como ya he dicho, e inservibles, como también he dicho, pero los hizo amparado en el beneplácito de la entonces oposición y con el beneplácito de su gobierno y partido...

La banda del estado de derecho representada por el mayor partido de la oposición, ha cantado varios monólogos de desestabilización: el que vengo de reseñar de ruindad y miseria, y otro no menos ruin y demoledor, como ha sido el del cuestionamiento de la sentencia de los jueces cuando ésta no se ajustaba a sus pretensiones; monólogo cansino del intento constante de la manipulación de la justicia y de la represión policial, unido siempre al monólogo ultrajante y humillante de manipulación de las víctimas, todo ello con fines partidistas y unido al recorte de libertades que dejaron sentado en su legislatura y que este gobierno del PSOE no se ha atrevido a mover, etc.

Tanto el gobierno, como el partido más grande de la oposición: el partido popular, son estado de derecho, porque tan parte inherente del estado de derecho son el gobierno como los partidos de la oposición, en tanto que representantes todos ellos de la soberanía, es decir, del pueblo; y en este caso, en el del proceso de paz, los partidos minoritarios de la oposición –incluidos los nacionalistas- sí han sabido estar a la altura. No puedo decir lo mismo del gobierno ni del partido mayoritario de la oposición. Ellos no; ni unos ni otros no han estado a la altura en este proceso de paz y de monólogos a varias voces.

El gobierno no ha estado a la altura porque no le ha echado el rigor, la firmeza y la fuerza suficientes para derogar la ley de partidos, y crear las mesas de diálogo necesarias. Porque menos arrogancia y menos querer ser el niño en el entierro y la novia en la boda, señor Rodríguez Zapatero; y más asunción de riesgos con firmeza para hacer lo que había que hacer: plantarle cara a los franquistas del PP y derogar esa ley ofensiva para las libertades: la ley de partidos; haber llevado a buen fin una ley de la memoria histórica digna de verdad, y no el pegote que se han sacado finalmente; y a ver conducido el proceso de paz y reconciliación por dónde debía y no por dónde los franquistas de siempre querían; que ya estamos hartos de bajadas de pantalones en este país y de que la sociedad civil termine pagando siempre los platos rotos. Que a ustedes no se les ha votado para que hagan su santa voluntad, ni para que luzcan sus sonrisas ni llenen sus bolsillos: se les ha votado para que gobiernen según el programa que la mayoría votó; que para eso les dieron su confianza; no para ser unos cobarditas de mierda frente a los poderes fácticos de siempre. Que así no saldremos nunca de esta asquerosa transición, y menos si van ustedes bajándose los pantalones ante todo cristo: con la ley de educación; con la de la memoria histórica; con todas. ¿Qué reconciliación ni que pacificación va a ser posible?

El P.P. tampoco ha estado a la altura -este no ha llegado ni a una bajura digna, que se ha quedado en la bajeza más deshonrosa- porque ni un sólo momento han dejado de demoler el proceso, poner palos en la rueda, bloques de piedras en el camino, calumnias y mentiras en los mas media, y berrear mentiras utilizando incluso hasta la voz de la iglesia. Esa gran aliada suya.
No nadie ha estado a la altura. ETA, tampoco, porque ha ido volviendo poco a poco y de un modo taimado, a los únicos medios de presión que conoce: violencia y muerte.

Y, finalmente Batasuna, -lo quieran o no, parte también del estado de derecho en tanto y cuento una parte del pueblo soberano les vota- porque con más miedo que vergüenza tampoco supo, o no quiso, o no pudo, plantar cara a ETA, escindirse -como hicieran los polimilis- y decirles basta ya.

De manera que, aun y todo diciendo y reconociendo que sí, que ETA ha sido la culpable, nadie ha estado a la altura en este asunto. Y cuando digo nadie, digo NADIE.

Querido Dinosaurio, a lo mejor crees que esto que he escrito es un disparate... -Puedes borrarlo, ya lo pondré en mi Blog sin comprometerte, además es más largo que un día sin pan, lo siento, si lo borras no me enfado, seguro-, bien, disparate o no, aún voy a decir algo más fuerte: en ocasiones -y salvo en el real de matar-, no hallo mucha diferencia entre la banda ETA y la ultraderecha nacionalcatólica española representada hoy en Zaplana, Acebes, Aguirre, el mismo Rajoy, Aznar, etc. A decir verdad, no hallo ninguna diferencia, porque aunque no maten hoy, lo hicieron en el pasado. Es fuerte, ya sé, pero así lo siento. Disculpa mi franqueza porque lo dicho, dicho está.

Un entrañable abrazo.

Carmen Moreno Martín

Hannah
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres