Blogia
La cueva del dinosaurio

Llegó con tres heridas. Miguel Hernández.

Llegó con tres heridas. Miguel Hernández.

Retrato que le hizo Buero Vallejo en la cárcel.

Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

Con tres heridas viene:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.

Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.

De "Cancionero y romancero de ausencias" (1938-1941)

Miguel Hernández es uno de mis poetas favoritos. Por muchas razones. Porque me llega al alma, porque fue autodidacta y se forjó a sí mismo (aunque, como es lógico, leyó mucho, pues de lo contrario es imposible escribir), por la perfección también formal de la mayoría de sus poemas, por la vida que le tocó vivir y que enfrentó con valor ... Por muchas razones. Y creo que uno de los mejores homenajes que podemos rendirle es recordarle siempre para no olvidarle nunca y para que así nunca muera un poeta tan humano, un hombre tan humano, un ser humano, un ejemplo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Dinosaurio -

Así es, Gata. Por eso me pone de los nervios que un anuncio de televisión de la empresa Bodegas Garvey utilice unas estrofas de "Vientos del pueblo" en su último anuncio. Debería estar prohibido que los mercaderes usen a los poetas.
Saludos.

Gatopardo -

A mí me parece especialmente hermoso su poema "El niño de la noche", que acaba:
"Mas, algo me ha empujado desesperadamente.
Caigo en la madrugada del tiempo, del pasado.
Me arrojan de la noche. Y ante la luz hiriente
vuelvo a llorar desnudo, como siempre he llorado."
Releer a Miguel Hernández siempre me emociona, porque siempre hay otra lectura por descubuir a Miguel Hernández, inagotable, humano, y tan vulnerable.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres