Blogia
La cueva del dinosaurio

No.

No.

Hubo una luz al fondo de la noche.
Hubo un estallido de galaxias.
Hubo un resplandor que fue un derroche
de imaginaciones y fragancias.


Nos arroparon miles de arrogancias.
Nos hicieron vivir sin un reproche.
Nos vistieron con amplias resonancias
de un esplendor que el universo abroche.


Sin saber el final del desafío,
sin lograr descubrir la adivinanza,
sin poder remontar todo el hastío,


caminamos a oscuras por el río
amargo de la desesperanza.
No tengáis un mal sueño como el mío.

Javier Auserd.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sakkarah -

¡Que bonitos tus sonetos...!

Una suerte saber hacerlos, porque tienen mucha dificultad.

Muchos besos.

Iván -

Magnífico soneto. Perfectamente estructurado.
De verdad tuvo que ser un mal sueño. Por que no todo el camino tiene por que ser oscuro. Hay veces que las estrellas nos guían. Y entonces lo mejor es dejarse llevar por su camino.

Trini -

Esperemos mantener alejados a los malos sueños e infinitamente más lejos aún a las malas realidades...

Me gusta tu soneto

Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres